PERIODONTITIS Y GINGIVITIS

Las enfermedades periodontales como la gingivitis y la periodontitis corresponden a la inflamación pronunciada del periodonto, es decir de los tejidos que dan soporte al diente, y se presentan por una ataque bacteriano.

Generalmente la gingivitis es la antesala a la periodontitis, ya que cuando la gingivitis no ha sido tratada puede progresar hacia la periodontitis, que se caracteriza por el desarrollo de bolsas periodontales donde se encuentra progresando la infección bacteriana, esto va destruyendo poco a poco los tejidos que soportan al diente, incluyendo el hueso. Es de mencionar que cualquier gingivitis no se convierte en periodontitis, ya que se incluyen diversos factores para la presencia de una periodontitis, como: bacterias, sistema inmunológico, la carga genética y los factores de riesgo.

La gingivitis presenta como principal síntoma el sangrado de las encías, generalmente no es dolorosa y el sangrado se presenta al cepillarse los dientes. Si se está tratando de una gingivitis aguda entonces las encías estarán más rojas y presentarán hinchazón, existe también la posibilidad de dolor al masticar. En casos más severos puede darse la presencia de pus junto con mal aliento.

Las causas de la gingivitis a menudo están asociadas por una mala higiene oral, las bacterias presentes en la boca provocan la presencia de la placa, y si ésta se encuentra fuera de control poco a poco va cubriendo los dientes hasta colarse entre ellos y las encías. Factores como el alcohol y el tabaco contribuyen al desarrollo de la gingivitis.

La periodontitis presenta una inflamación del periodonto, lo que a menudo es ocasionado por la gingivitis, en ocasiones hay manifestación de pus y mal aliento, cuando ya se ha degenerado el periodonto produce el aflojamiento y la caída de dientes. Así como la gingivitis, la periodontitis es producto de una mala higiene bucal, la gingivitis crónica o recurrente puede dar lugar a la presencia de la periodontitis. Se da una pérdida en la inserción de las encías alrededor de los dientes llevando a una destrucción progresiva del hueso que sostiene a las raíces de los dientes.

Para reconocer a la periodontitis habrá que prestar atención a algo más que el sangrado propio de la gingivitis, otros signos son el mal aliento, dientes que se hacen más largos, dientes móviles, cambios en la posición de los dientes.

Como la gingivitis y la periodontitis presentan una inflamación en las encías, puede llegar a ser muy molesto durante la masticación, sin embargo una buena higiene bucal es generalmente suficiente para prevenir la presencia de estas enfermedades, además de una visita al dentista regularmente quien se encargará de crear su perfil de paciente para señalar la frecuencia de las visitas.

Esta entrada fue publicada en GINGIVITIS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>