GINGIVITIS CRÓNICA

La gingivitis es sinónimo de la inflamación gingival, es una infección causada por la acumulación de la placa dental que se encuentra en contacto con la fibromucosa gingival. La aparición de daño en el tejido es totalmente reversible luego de que la flora bacteriana ha sido eliminada.

El cuadro clínico de una gingivitis crónica generalmente pasa desapercibido ya que la instalación de la condición se da de una manera discreta. Los primeros síntomas de la gingivitis crónica incluyen el incremento en el volumen del líquido gingival, así como la tendencia al sangrado de la fibromucosa gingival. La gingivitis crónica se desarrolla casi siempre sin presencia de dolor, por eso los que la padecen no se dan cuenta de lo que les está sucediendo, llegando entonces las complicaciones.

Sin embargo, el dentista se encarga de ver los signos clínicos que ayudan a determinar si se trata de una gingivitis crónica, dentro de dichos signos se incluyen cambios en el color, consistencia, textura y volumen en el contorno gingival.

La gingivitis crónica se puede presentar en un diente, un grupo de dientes, o bien de manera generalizada en todos los dientes. La intensidad de la respuesta inflamatoria de las encías depende de la naturaleza bacteriana así como de las capacidades de defensa y regeneración del organismo, por eso en ocasiones un bajo sistema inmunológico puede propiciar el óptimo desarrollo de la gingivitis crónica.

La placa se encuentra directamente relacionada con la gingivitis crónica, en la placa comienzan a generarse las bacterias que empiezan a colonizarla, y comienza a hacerse mas rica conforme van a apareciendo nuevas bacterias. La capacidad de la placa de adherirse al diente es una característica importante, y es por eso que se convierte en un potente desencadenante de la gingivitis crónica. Para desencadenar una gingivitis crónica debe haber una acumulación de bacterias así como una concentración de patógenos en la superficie del diente, lo que da lugar a la presencia de la flora bacteriana cuyos cambios son los que fortalecen a las bacterias, acostumbrándose al PH de la zona y por ende se vuelven más resistentes.

Existen factores locales que agravan a la gingivitis y la llegan a convertir en una crónica, por ejemplo las restauraciones dentales defectuosas, una mala posición dental donde se desbordan los límites cervicales, lo que generalmente se da en tratamientos de ortodoncia.

Aunque la mineralización de los dientes no afecta por sí misma a la salud gingival, es de señalar que entre más rugosa y porosa se encuentre, puede ser un factor agravante de la gingivitis crónica.

El tratamiento de la gingivitis crónica es un tratamiento local en el que incluye un control de la placa bacteriana, así como la corrección y/o eliminación de los factores locales que agravan la retención de la placa, el dentista estudiará el caso particular del paciente y determinará el mejor tratamiento basado en su historia particular.

Esta entrada fue publicada en GINGIVITIS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>